Los brotes verdes parecen haberse convertido en rastrojos amarillos. Es lo que debieron pensar muchos inversores. Las órdenes vendedoras se impusieron desde primera hora de la mañana y la apertura de Wall Street no hizo si no apoyar las caídas. El Banco Mundial volvió a revisar a la baja su previsión de crecimiento y ningún blue chips logró echar el freno.  El Ibex-35 cerró en los 9.338 puntos, tras perder un 2.53%. El euro cotizó en los 1,3858 dólares; mientras el crudo moderó su cotización hasta los 66 dólares/barril.
Los inversores desconfían de la subida vertical y la realidad vuelve a poner a cada uno en su sitio. Los brotes verdes que algunos veían y otros predecían se marchitan y el Banco Mundial ha vuelto a revisar a la baja su previsión de crecimiento de la economía mundial para el presente ejercicio. La entidad augura una contracción del 2,9% frente al 1,7% que anunció anteriormente, mientras que para 2010 augura un crecimiento del 2%, tres décimas por debajo de los pronósticos de marzo. Unas perspectivas negativas que así recogió Wall Street desde la apertura, lo que acabó con cualquier esperanza de recuperación. No levantó los ánimos ni el buen dato de confianza empresarial de Alemania correspondiente al mes de junio y que apunta que el final de la recesión llegará en los próximos seis meses. El Ibex-35 cedió un 2,53% hasta los 9.338 puntos, en línea con el resto de Europa, donde el Cac-40 francés cedió un 3,04% hasta los 3.123 puntos; el Dax alemán retrocedió un 3,02% hasta los 4.693 puntos, mientras el FTSE 100 de Londres partirá mañana desde los 4.234 puntos tras perder hoy un 2,57%. El selectivo europeo, el Eurostoxx50 cayó un 3,10% hasta los 2.359 puntos. 

Gráfico Ibex-35

Gráfico Ibex-35


El Ibex-35 se tiñó de rojo y sólo un título, Red Eléctrica, logró esquivar las ventas, aunque por muy poco porque a penas sumó un 0,03%, en la jornada en la que su presidente descartó problemas en el suministro eléctrico este verano. Problemas son los que tiene Gamesa desde que Iberdrola decidió vender el 10% del capital que mantenía en la compañía para reducir su deuda. Desde entonces –hace menos de un mes- la firma de molinos de viento ha caído más de un 20% y sólo este lunes ha cedido un 7,19%. Entre las energéticas, Enagás fue la que menos mal lo hizo, aunque cayó un 1,15% el día en que lanzó dos emisiones de bonos simples de 500 millones de euros cada una con vencimiento a tres y seis años.

Caídas superiores al 6% para Arcelor Mittal y por encima del 5% cayeron Abengoa y Ferrovial. No en vano, las compañías ligadas al ladrillo protagonizaron el peor comportamiento del día. Así, Acciona cedió un 4,25% y más de un 4% también cayó Sacyr Vallehermoso. OHL se dejó casi un 4% , mientras ACS recortó un 3,67%, en la jornada en la que su participada alemana Hochtief se adjudicó un contrato en Australia por importe de 286 millones de euros para la construcción de viviendas para cerca de 3.300 trabajadores de una plataforma de extracción de gas. FCC retrocedió un 2,7%. El consorcio en el que participa en México se adjudicó un contrato de abastecimiento de aguas en aquel país. El proyecto supondrá la inversión de más de 130 millones de euros y una cartera de negocio de unos 750 millones en 25 años de explotación.

Entre los blue chips, el Banco Santander fue de nuevo el más castigado y cedió un 3,80%, su principal competidor, el BBVA retrocedió un 2,26%, a pesar de que Morgan Stanley mejoró el precio objetivo de la entidad vasca hasta los 10 euros desde los 8 euros anteriores. Repsol YPF cayó un 3,20%, mientras que Iberdrola retrocedió un 1,6%, el día en que WestLB mejoró su recomendación hasta añadir. Telefónica a penas perdió medio punto porcentual en la víspera de la celebración de su Junta General de Accionista. Una junta en la que está previsto proponer un plan de compra incentivada de acciones para trabajadores de las divisiones y filiales estratégicas del grupo. Así cada empleado de la operadora podría adquirir títulos de la firma hasta una cantidad máxima de 1.500 euros.

En el resto del mercado continuo, Reyal Urbis lideró los avances al sumar casi un 6%, mientras que Jazztel ganó un 5,91%, en la jornada en la que se ponía en marcha su ampliación de capital por más de 82 millones de euros. Una ampliación que irá destinada, en su gran mayoría, a reducir la deuda de la operadora. También alzas próximas al 5% para Vocento y Vértice 360. Unos avances que contrastan con las caídas de Prisa superiores al 8% e Inbesos que cedió cerca de un 7,5%.