El gobernador del Banco de Japón (BOJ), Masaaki Shirakawa, ha dicho que Japón deberá introducir reformas económicas para afrontar los crecientes costes del crudo y suavizar así el impacto negativo de la inflación global, según informó Kyodo. En una reunión celebrada hoy en Osaka (centro de Japón) con varios directivos de negocios de esta ciudad y alrededores, Shirakawa ha insistido en que Japón debe aceptar los crecientes costes y reducir su capacidad de producción, porque son condiciones "inevitables". El gobernador del BOJ dijo que Japón se enfrenta a una "situación difícil" por la debilidad de la economía y la subida de los precios. La pasada semana, el banco central de Japón rebajó su evaluación de la economía por segundo mes consecutivo.