La eléctrica alemana RWE  anunció el jueves que su beneficio neto aumentó un 26% en los primeros nueve meses del año gracias a que el negocio de comercialización de energía y los mayores precios contrarrestaron la decepcionante evolución de exploración y producción de petróleo y gas de su filial RWE npower. Los resultados estuvieron ligeramente por debajo de las previsiones del mercado, aunque RWE reiteró su objetivo de resultado para 2009 y señaló que sus actividades de generación y comercialización de energía recuperarán terreno en el cuarto trimestre del año.