La multinacional ha presentado buenos resultados, al ganar cerca de 50 millones, un 7% más que en el mismo periodo de 2010.

Las ventas alcanzaron los 657,5 millones de euros, un 2% más que en el mismo periodo de hace un año, mientras que los contratos subieron un 6%, superando los 1000 millones de euros. Las ventas han estado en línea con las previsiones.

Según la información que la empresa ha enviado a la CNMV, el Ebit se sitúa en los 68,9 millones de euros, un 7% más que en el primer trimestre de 2011. La deuda neta de la compañía se ha incrementado también hasta los 328,9 millones de euros.
Indra ha cerrado con una caída del 0,58% y se sitúa en los 15,49 euros. Desde la empresa han propuesto aumentar el dividendo ordinario con cargo al ejercicio 2010 un 3% hasta 0,68 euros brutos por acción.