Se prevé que el beneficio caiga lastrado por los bajos precios en España y por el aumento de las depreciaciones y los costes financieros. En cuanto al resultado operativo, el fuerte incremento de la producción en Estados Unidos compensa en parte la depresión del mercado español.