Se espera que las débiles condiciones económicas en España mantengan la rentabilidad bajo presión. El descenso del tráfico en la autopistas se ralentizará a partir del 1t. El incremento de las tarifas de los peajes contribuirá a elevar los ingresos y contrarrestará la caída del tráfico. La atención se centra en las proyecciones del tráfico y del cash flow.