El mayor constructor de viviendas de lujo redujo su beneficio un 42% en su tercer trimestre fiscal, menos de lo estimado por los expertos. Las ventas de Toll Brothers bajaron hasta los 461,3 millones de dólares, frente a los 796 millones de un año antes.