Iberdrola recorta su beneficio durante los seis primeros meses del año. Y es que el descenso de las plusvalías de 83 millones de euros, menores a los 223 millones de euros registrados un año atrás, han fomentado que la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán obtuviera un beneficio neto de 1.467 millones de euros, un 2,6% inferior al ejercicio anterior.
Un paso hacia atrás en los resultados. Durante el primer semestre de 2010, Iberdrola ha registrado un retroceso de sus cuentas del 2,6% debido al descenso de las plusvalías registradas de 83 millones de euros frente a los 223 millones de euros obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Sin embargo, de no contabilizarse esta partida, el beneficio obtenido por la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán habría aumentando un 7,3% dentro de un contexto de mejora en un 2% del esfuerzo del inversor de la empresa que dedicó 2.145 millones a esta partida.

La eléctrica, que mantiene el objetivo de elevar al cierre de 2010 tanto el beneficio bruto de explotación (Ebitda) como el beneficio neto, obtuvo un Ebitda de 3.835 millones en el semestre, un 11,7% superior al de hace un año.