Anheuser Busch-InBev, el primer grupo cervecero mundial, registró un resultado bruto de explotación (EBITDA) de 5.334 millones de euros, el 4,6% más que en el ejercicio precedente. El grupo, creado el año pasado tras la compra de la estadounidense Anheuser Busch por la belga-brasileña InBev por 52.000 millones de dólares, anunció hoy que su resultado neto de explotación (EBIT) creció el 2,1% hasta situarse en 4.022 millones de euros. Además, los ingresos crecieron el 5,2% hasta los 16.102 millones de euros, indicó AB-InBev en un comunicado. La dirección propuso pagar un dividendo de 0,28 euros por acción, con un coste de unos 450 millones de euros. Este dividendo será similar al pagado en 2007, pero muy inferior al de 2008, cuando alcanzó 2,44 euros. El volumen de cerveza producido se redujo ligeramente (-0,8%) hasta los 242,1 millones de hectolitros, pero el de refrescos creció un 4,9%. El grupo detalló que la compra de AB por InBev generará ahorros por sinergias de 2.250 millones de dólares, de los que 250 millones se lograron ya en 2008 y otros 1.000 millones se materializarán durante el actual ejercicio.