SABMiller, la segunda mayor cervecera del mundo, anunció el jueves que su beneficio del ejercicio fiscal se redujo por la debilidad de las monedas de los mercados emergentes y por los mayores costes directos e indicó que aún no puede predecir cuándo se recuperarán sus mercados. El grupo registró un beneficio por acción anual de 137,5 centavos en el ejercicio cerrado el 31 de marzo, un 4% por debajo de los 143,1 centavos por acción obtenidos el año anterior. La cifra superó, no obstante, la previsión de 130,2 centavos por acción. Los ingresos aumentaron un 6% a 25.300 millones de dólares, pero el beneficio neto cayó a 1.880 millones de dólares desde 2.020 millones. En noviembre, SABMiller anunció que reduciría sus inversiones por las presiones de los costes y la menor demanda de cerveza en todo el mundo.