El Banco de España constató hoy el mantenimiento del proceso de ajuste de la economía española en los primeros meses del año, dada "la pauta negativa" que demostraron los indicadores de consumo en enero y febrero y la continuación de la "evolución contractiva" de la construcción y del "proceso intenso de ajuste" en el mercado laboral en los primeros meses de 2009. En concreto, explica que los indicadores de confianza de la Comisión Europea volvieron a registrar nuevos retrocesos en el mes de febrero debido, fundamentalmente, al juicio "más negativo" de los hogares acerca de las perspectivas de su situación financiera y de la situación económica general durante los próximos doce meses.