El Banco Central Europeo (BCE) observa signos de cierta estabilización económica en la zona del euro, aunque a niveles muy bajos ya que todavía se mantiene un severo empeoramiento. La máxima entidad monetaria de la eurozona prevé un "empeoramiento mayor de los mercados laborales" los próximos meses
El BCE informó en su boletín mensual de mayo, publicado hoy, de que "la demanda externa e interna será muy débil a lo largo de 2009 y que se recuperará gradualmente en 2010".

Por su parte, el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Lucas Papademos, afirmó hoy que la recuperación económica podría comenzar antes de lo previsto anteriormente, a pesar del fuerte deterioro de la actividad reistrado en el primer trimestre del año. 

En el transcurso de su intervención en una conferencia económica en la sede del Banco Central de Austria, Papademos afirmó que "recientemente se han observado un creciente número de signos positivos que sugieren la estabilización de la economía y que la recuperación podría iniciarse antes de lo anteriormente previsto".

No obstante, el vicepresidente del BCE reconoció que esta estabilización de la economía de la zona euro se produce a niveles "muy bajos", y pronosticó que la recuperación de la actividad en la eurozona se desarrollará de manera "gradual" en el curso del próximo año.

Por otro lado, Papademos subrayó la necesidad de que el BCE, así como otros bancos centrales, deben contar con una estrategia de salida adecuada respecto a las medidas "no convencionales" adoptadas, así como por parte de los gobiernos respecto a los paquetes de estímulo puestos en marcha.