Después de las presiones de la OCDE, las bolsas y las propias previsiones, el BCE ha bajado tipos de interés. Era necesario hacerlo y así lo ha hecho. Un descenso de venticinco puntos básicos que deja el precio del dinero en el 1,25%, aunque el mercado esperaba un recorte de 50 pb. Nivel mínimo en la historia de la entidad pero ¿por mucho tiempo? Sin peligros de inflación pero con un horizonte que se dibuja adverso para la Eurozona, las opiniones se dividen entre que los que apuntan a que  éste no será el último movimiento de la entidad monetaria y aquellos que alejan la posibilidad de un escenario de tipos cero.
Cumpliendo las expectativas. Así venía actuando el BCE en sus últimas intervenciones, pero no lo ha hecho hoy. La entidad monetaria ha bajado los tipos de interés veinticinco puntos básicos, menos del medio punto porcentual esperado por los analistas, hasta dejar el precio del dinero en el 1,25%. El presidente de la entidad, Jean Claude Trichet ya manifestó en la anterior reunión su intención de seguir recortando tipos ¿El motivo? La crisis llega a Europa más acusada de lo esperado. Y para muestra, las distintas previsiones. El Banco Mundial pronostica que la economía de la Zona Euro se contraerá un 2,7% este año. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) va más allá. Este ejercicio la contracción del PIB será del 4,1%. Si la inflación confirma su dato preliminar en marzo- en el 0,6%- de nuevo se allana el camino para nuevos recortes de tipos. Con España a la cabeza.

Las presiones más directas llegaban precisamente de esta organización pues “la creciente presión desinflacionista anticipada para los dos próximos años implica que el margen de las políticas de recortes de tipos deberá ser usado rápidamente”, expone la OCDE. Pero ¿hasta dónde? Miguel Paz, analista de Unicorp Patrimonios admite que “los tipos cero no son necesarios”. El mercado sí descuenta nuevas bajadas de hasta el 1%, “tal y como se está viendo en el Euríbor mensual, en el 1,10% y las letras del tesoro a un año que cotizan en torno al 1%”, añade. Pepa Montes, analista técnico de Banco Finantia Sofinloc admite que “el 1% es un nivel histórico sin ningún precedente y eso demuestra que las medidas que hay que adoptar son históricas, sin reparos en intentar reactivar la economía pero sin llegar a tipos cero que tampoco sería bueno ni aconsejable”.  Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista.com "es probable que las bajadas de tipos estén llegando a su fin". Parece que el presidente del BCE "no es partidario de llevar el precio del dinero al 0% aunque también es cierto que hace unos meses se descartaba llegar a este nivel". 



Por ello, la OCDE apuesta por “implementar el recorte de tipos con otras políticas”. Quizás sea el momento de comenzar a comprar deuda. El vicepresidente del BCE, Lucas Papademos ya adelantó la posibilidad de comprar bonos corporativos “como una opción para evitar tensiones en el sector bancario y aumentar la liquidez”.Una medida que ya han llevado a cabo algunas de sus homólogas, como Reserva Federal de Estados Unidos y Banco de Inglaterra. Todo ello a expensas de que la entidad que preside Trichet aumenta el plazo al que inyecta liquidez en las subastas que celebra de forma rutinaria.

El hecho de que otras entidades haya comenzado a darle a la máquina de imprimir billetes, ha provocado una apreciación de la moneda única europea frente a otras divisas. El euro ha subido más de un 2% frente al dólar en las dos últimas semanas, hasta los 1,3282 dólares por euro. La reunión del consejo del BCE coincide con la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno del G20 en Londres para negociar la manera de hacer frente a la crisis económica internacional.