El Banco Central Europeo (BCE) reclama a cinco bancos cerrados por quiebra 10.300 millones de euros, informó hoy el presidente de la entidad europea, Jean-Claude Trichet. Trichet precisó que ese monto se deriva de las operaciones de refinanciación llevadas a cabo el pasado año en el eurosistema. Las contra-partes en cuestión son Lehman Brothers Bankhaus, tres subsidiarias de bancos islandeses y el banco holandés Indover. "El BCE reclama a estos institutos de crédito un total nominal de 10.300 millones de euros", dijo Trichet para explicar después que las circunstancias específicas de 2008 implicaron también "altos riesgos financieros en las operaciones de crédito en la eurozona". Las operaciones de política monetaria con los cinco institutos citados anteriormente se realizaron, según reveló Trichet, a través de tres bancos centrales de la zona del euro: el alemán Bundesbak, el luxemburgués y el holandés Nederlandsche Bank.