El Banco Central Europeo (BCE) invirtió la semana pasada 3.795 millones de euros en la adquisición de deuda soberana de los países de la Eurozona, sólo 157 millones de euros menos en comparación con los 3.952 millones de euros que destinó la semana precedente, según anunció este lunes la entidad presidida por Jean Claude Trichet.

De esta manera, el volumen de compras de la pasada semana vuelve a convertirse en el más bajo desde que la institución confirmara públicamente a principios de agosto su decisión de intervenir activamente en los mercados de deuda.

El BCE ha invertido hasta la fecha un total de 160.500 millones de euros desde mayo de 2010 en el marco de su programa de compra de bonos en los mercados secundarios de deuda, de los que alrededor de 87.750 se han realizado en las últimas semanas.