El Banco Central Europeo (BCE) no compró la semana pasada deuda pública de los países de la zona euro, por segunda semana consecutiva.

Además, el BCE concluirá mañana una operación de absorción de liquidez para evitar que suba la inflación. El Banco Central informó hoy de que quiere retirar del mercado 77.000 millones de euros correspondientes al volumen redondeado de deuda adquirido hasta ahora y ofrecerá a los bancos una tasa de interés máxima del 1,25 %. También ha indicado que bonos por valor de 55 millones de euros han vencido definitivamente.