El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo hoy mismo ha declarado que no es necesario que los bancos centrales den líneas directas de crédito a las empresas.
Medidas como estas no han sido discutidas y sólo llegarían a ser tratadas si el sistema financiero se vuelve disfuncional, señaló Axel Weber, gobernador del banco central alemán, en un comunicado de prensa.