El precio del petróleo de la OPEP se precipitó ayer hasta los 91,35 dólares por barril, tras perder casi cuatro dólares respecto a su cotización del viernes pasado, según ha informado este martes el Secretariado del cartel en Viena. Esta nueva caída supone que la cotización del "oro negro" de la Organización de Países Exportadores de Petróleo haya perdido casi 50 dólares por barril (un 35%) desde el pico histórico de 140,73 dólares que alcanzó a principios de julio. El crudo OPEP no está sólo en esta tendencia a la baja ya que los petróleos de referencia en Europa y EEUU cayeron ayer también un 3,4 y un 5,4%, respectivamente.
La consultora especializada JBC asegura que la quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers habría influido en esta nueva bajada. La crisis financiera en Estados Unidos está provocando, según JBC, que se esté primando la disposición de liquidez, lo que estaría causando que los inversores con intereses en los mercados de materias primas estén reaccionado para liberar activos líquidos. Así, ni siquiera los daños, menores de lo esperado, que el huracán "Ike" ha causado a la industria petrolera en el Golfo de México y Texas, ni la interrupción del suministro en Nigeria por los ataques de grupos rebeldes, han atemperado el descenso de precios.