El precio del barril de petróleo a niveles récord, rozando los 80 dólares, ha tornado rentables inversiones antes consideradas imposibles, y los industriales se lanzan a la conquista de nuevos yacimientos de oro negro pesado o mezclado con arena, más difícil y caro de refinar. Con el precio del petróleo por las nubes, los mayores productores de crudo del mundo han aumentado también su búsqueda de oro negro y gas a su mayor nivel en dos décadas, según divulgó esta semana la OPEP. Las cotizaciones del petróleo subieron por primera vez el miércoles a los 78,77 dólares el barril.