El gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, afirmó hoy que incluso si el Producto Interior Bruto (PIB) italiano detiene su caída, se contraerá al final del año "alrededor de un 5%". La previsión de Draghi es más pesimista que la del Gobierno, que estima que en 2009 el PIB italiano se contraerá un 4,3%, pero más optimista que la de algunos centros de estudios económicos. "Si no sucede nada, en otras palabras si el PIB no continúa cayendo, al fin de este año caerá alrededor del 5%", afirmó Draghi en la presentación de un informe de la economía de la región de los Abruzos.