Según el Instituto Nacional de Estudios Económicos y Sociales (NIESR, en sus siglas en inglés), el Banco de Inglaterra subirá los tipos de interés hasta tres veces a lo largo de este 2011 para evitar que una excesiva subida de los precios al consumo pueda afectar el crecimiento de la economía británica.

La entidad con sede en Londres, entre cuyos clientes se encuentran el propio tesoro británico y su banco central, sitúa el tipo oficial de la libra en el 1.25% a finales de 2011. Además también modifica sus perspectivas sobre la tasa de inflación, y la eleva al 3.8% desde el 2.8% previo.

El crecimiento de los precios al consumo fue de un +3.7% durante el pasado mes de diciembre, lo que supone casi el doble del objetivo establecido por el banco central, en 2%.