El Banco de Inglaterra pronosticó el miércoles que la economía británica se contraerá un 4,5% este año antes de empezar a recuperarse el próximo, pero advirtió de que la fortaleza de esa recuperación es "muy incierta". Al dar a conocer su análisis trimestral sobre la inflación, el gobernador del banco emisor, Mervyn King, dijo que "la economía mejorará, pero el proceso puede ser lento". "Hay buenas razones sólidas para suponer que habrá una recuperación el próximo año, pero también buenas razones sólidas para preguntarse si será sostenida", agregó. El análisis de King sobre la situación de la economía es peor que el pronóstico del ministro de Economía, Alistair Darling, que el pasado abril estimó la caída en un 3,5%. En marzo, la tasa de inflación interanual se situó en el Reino Unido en el 2,9%, tres décimas menos que en febrero. La inflación se mantiene por encima del objetivo marcado por el Gobierno del primer ministro británico laborista, Gordon Brown, que pretende situarla en el 2%.