El Banco de Inglaterra (BoE por su sigla en inglés), ha dado una gran pista sobre su política a seguir al revelar que la inflación va a estar alrededor de su objetivo incluso si los tipos de interés bajan, tal y como espera el mercado. En su informe trimestral sobre inflación, el BoE señala que la tasa anual de la inflación probablemente crezca alrededor de un 2,3% para mediados de 2008, en parte por los precios del petróleo cercanos a los 100 dólares el barril, antes de retroceder hacia su objetivo para el horizonte de dos años, que se rebaja ligeramente respecto a la media a largo plazo.