El director ejecutivo para la estabilidad financiera del Banco de Inglaterra (BoE), Andy Haldane, aseguró hoy que si algunas entidades financieras migraran fuera del país sería "desafortunado" pero, debido a los costes que conlleva tener gran sistema financiero, "es un precio que merecería la pena pagar". El sector no ha ocultado su malestar ante el nuevo impuesto del 50% sobre las primas que superen las 25.000 libras aprobado por el Gobierno británico y cree que esta medida restará atractivo a Londres como centro de negocios. Además, no ha descartado que algunos de los mejores directivos del sector abandonen la City y se trasladen a otros países fiscalmente más favorables.