El Banco de España indicó el jueves que persiste en la economía española el endurecimiento de las condiciones de financiación para el consumo interno y la inversión, al tiempo que la confianza de los consumidores se deteriora. En su informe mensual de noviembre, el banco central español indica que en octubre la confianza de los consumidores retrocedió hasta situarse en el nivel más bajo desde 2003, incluso a pesar de que otros indicadores económicos ofrecen lecturas más optimistas, como el sector de bienes de capital.
El banco destacó que el reciente episodio de turbulencias en los mercados internacionales refleja "un elevado grado de incertidumbre" que todavía persiste y se está traduciendo en una prolongación de la pauta de desaceleración de la deuda de los hogares y las empresas y de los activos líquidos mantenidos por estos agentes en sus carteras. El jueves, el Instituto Nacional de Estadísticas anunció que el dato adelantado del Índice de Precios al Consumo Armonizado con la Unión Europea creció un 4,1% interanual en noviembre, comparado con la subida del 3,6% de octubre. El INE no ofreció más detalles para noviembre. Publicará las cifras finales del IPCA de noviembre el 14 de diciembre, junto a las cifras nacionales del IPC.