El 78% de los planes de pensiones en España es de aportación definida, en la que las compañías comparten su coste con el empleado, según un estudio hecho público hoy por la consultora Mercer que incluye a 47 países. Frente a países como Irlanda, Noruega, Suecia o Estados Unidos, donde la totalidad de las compañías ofrecen planes complementarios, en España sólo el 57% de las empresas ofrece a sus empleados planes de previsión social que complementan el sistema público de la Seguridad Social. De ellos, el 78% es de aportación definida, el 9% de prestación definida -el riesgo lo asume la empresa- y el 13% restante es mixto. Según Mercer, el envejecimiento de la población, la volatilidad de los mercados y el aumento de requisitos contables empujan paulatinamente a las empresas a adoptar planes de aportación definida, que, aunque todavía no están muy extendidos, se prevé un crecimiento inminente.