El 70% de los españoles considera que la situación del empleo será en 2010 igual o peor que el año pasado, una opinión pesimista que se acentúa si la persona consultada está desempleada, según concluye una encuesta de Ranstaad.