Las ventas minoristas de EEUU registraron un fuerte incremento en septiembre, del 1,1%, mientras que los precios de importación cayeron un 0,3% durante el mes de septiembre, aunque lo hicieron en menor porcentaje del esperado por los analistas.

Las ventas minoristas de EEUU registraron un fuerte incremento en septiembre, del 1,1%, desde el avance del 0,3% de agosto -dato revisado al alza desde el calculado inicialmente-, según ha informado hoy el Departamento de Comercio estadounidense. Se trata del mayor ascenso en siete meses.

El dato es además mejor de lo que habían previsto los analistas consultados por Bloomberg, que de media esperaban un repunte del 0,7%.

Las ventas excluyendo automóviles -un segmento más volátil- subieron un 0,6%, tres décimas por encima de lo que estimaban los expertos.

Por su parte, los precios de importación estadounidenses descendieron un 0,3% en septiembre con respecto al mes anterior, cuando cayeron un 0,2% -corregido al alza desde el 0,4% calculado en un primer momento-.

En tasa interanual, los precios aumentaron un 13,4%, por encima del 13% de agosto.

Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media datos peores. En concreto, estimaban una caída del 0,4% mensual, mientras que en términos interanuales habían estimado un avance del 12,4%.