Los inventarios de petróleo aumentaron la semana pasada muy por sobre lo anticipado por analistas, mientras que las existencias de gasolina y derivados disminuyeron, según cifras publicadas el miércoles por el Departamento de Energía de Estados Unidos. Los inventarios de crudo se incrementaron en 7,245 millones de barriles a 351,26 millones de barriles, lo que se compara con la estimación promedio alcanzada en un sondeo a analistas que apuntaba a un alza de 1,4 millones de barriles.