El Índice de Precios al Consumo de Estados Unidos subió un 0,4% en febrero respecto a enero, cuando el alza fue del 0,2%. De este modo, la tasa interanual se mantuvo estable en el 2,9%, en comparación con el mismo mes del año anterior.

Las cifras están en línea con las previsiones de los analistas consultados por Bloomberg.

En tasa subyacente, es decir, sin tener en cuenta los precios de la energía y los alimentos, el IPC subió un 0,1% en febrero (frente al 0,2% previsto por el mercado) y un 2,2% en cifra interanual (en línea con las estimaciones).