El Índice de Precios al Consumo de Estados Unidos se mantuvo estable en abril respecto a marzo, cuando el alza fue del 0,3%. En tasa interanual, el índice registró una subida del 2,3%, desde el repunte del 2,7% de marzo.

Las cifras están en línea con las previsiones de los analistas consultados por Bloomberg.

En tasa subyacente, es decir, sin tener en cuenta los precios de la energía y los alimentos, el IPC subió un 0,2% en abril, la misma cifra que esperaba el mercado y un 2,3% en cifra interanual (en línea con las estimaciones).