El Producto Interior Bruto estadounidense repuntó un 3,1% en el cuarto trimestre del año, superando el 3% previsto por el mercado.


La economía estadounidense supera así también la anterior estimación que colocaba su recuperación en el 2,8%.