La economía estadounidense creó 163.00 empleos en el mes de julio, pese a lo cual la tasa de paro aumentó una décima, desde el 8,2% hasta el 8,3%, según ha informado el Departamento de Trabajo en un comunicado.

El Gobierno estadounidense incide en que los empleos creados en julio son superiores a los de los mes de junio y mayo y están por encima de los 151.000 puestos de trabajo generados de media desde que comenzó el año, cifra similar a los 153.000 empleos creados de media en el mismo periodo de 2011.

Se ha revisado a la baja el número de empleos creados en junio, desde 80.000 a 64.000 puestos de trabajo, pero ha elevado los correspondientes al mes de mayo, desde 77.000 a 87.000 empleos.