El Gobierno de Estados Unidos estima que una posible declaración de suspensión de pagos de General Motors tendrá una duración de entre 60 y 90 días, aunque "quizá" requiera un periodo superior, según informaron hoy fuentes de la Administración de Barack Obama.
Dichas fuentes señalaron que no pueden confirmar que General Motors finalmente se fuera a declarar en situación de suspensión de pagos, aunque señalaron que se espera que la corporación automovilística se acoja el lunes al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Los principales acreedores del grupo estadounidense General Motors aceptaron hoy una nueva propuesta de canje de deuda formulada por el Departamento del Tesoro, lo que supone un paso clave en la viabilidad de la compañía, si bien le aboca previsiblemente a un proceso de tutela judicial.

Según los términos de la nueva propuesta, el Tesoro estaría dispuesto a constituir una nueva compañía que asumiría la mayor parte de los activos de la actual General Motors y en la que también participarían los trabajadores del grupo y los acreedores.