El operador energético sólo cubrirá uno de cada dos puestos de trabajo que son los que van a desaparecer como consecuencia del plan de jubilación de 20.000 empleados y, por tanto, suprimirá 10.000 empleos de aquí a 2012. EDF, que hoy tiene una plantilla de 156.000 personas, de las cuales 106.500 trabajan en Francia, pretende eliminar estos empleos sobre todo en la producción nuclear y el departamento comercial, según informa hoy la prensa francesa. Asimismo, unos 22.000 empleados más podrían dejar la empresa entre 2010 y 2015. El sindicato socialista GGT ya ha denunciado el "plan masivo" de supresión de empleos que la organización sindical CFDT ha calificado de "escándalo". En su proyecto industrial correspondiente al periodo 2005-2007, EDF prevé un ahorro en gastos de personal de 1.500 millones de euros.