Antonio Hernández, presidente de Ebro Puleva, confía en que haya un comprador europeo para su filial azucarera, que el grupo podría vender o sacar a bolsa, según declaraciones realizadas en una presentación de los resultados del primer trimestre. A su juicio, "probablemente habrá un consolidador europeo a quien le resulte muy atractivo nuestro negocio de azúcar. Hay un claro interés pues genera Ebitda, es recurrente e interesante para alguien ubicado en este sector". Ebro Puleva ha anunciado que llevará a la junta de accionistas del 9 de junio la propuesta de analizar la venta o escisión y posterior salida a Bolsa de su negocio azucarero, así como de otros negocios agroindustriales relacionados con éste.
De esta forma pretende reducir su deuda y centrarse en estrategia marquista. Jaime Carbó, director general del grupo, ha añadido que la deuda de la compañía se irá reduciendo de un trimestre a otro a lo largo del año. La deuda neta de Ebro Puleva ascendió en el primer trimestre un 3% hasta 1.244,2 millones de euros, con un apalancamiento en el 106%, frente al 82,7% a finales de diciembre, debido al final de la campaña azucarera y, este año, por los altísimos stocks de arroz'. También esta jornada, la compañía ha anunciado que el beneficio neto del primer trimestre aumentó un 0,2%, hasta una cifra de 29,33 millones de euros, con un incremento del 10,4% en las ventas, hasta 717,3 millones de euros.