El presidente de EADS, Louis Gallois, señaló hoy que gracias al nivel de tesorería de que dispone el grupo europeo no se plantea una ampliación de capital, ni siquiera tras el fracaso del proceso de venta de varias de sus fábricas en Francia y Alemania, que igualmente se hará en el futuro. "No tenemos problemas de financiación", dado que el nivel de tesorería es ahora incluso superior al anunciado para finales de marzo de 8.300 millones de euros y "no vamos a pedir una ampliación de capital", señaló Gallois en un acto en París organizado por la Asociación de Periodistas Económicos y Financieros de Francia.
Precisó que EADS se encuentra adelantada en lo que a tesorería se refiere sobre las previsiones de su plan de ajuste "Power 8". Gallois insistió en que "no es urgente" la cesión de las cinco factorías (tres en Alemania y dos en Francia) cuyo proceso de venta tuvo que ser aplazado en las últimas semanas por falta de acuerdo con los potenciales compradores. Pero puntualizó que "el objetivo es vender las filiales" en las que se van a integrar esas cinco fábricas y lo harán "al ritmo al que se puedan encontrar accionistas". Esas cinco fábricas representan en torno al 7% de la actividad de su filial de fabricación de aviones comerciales Airbus, explicó. Su venta situaría el nivel de subcontratación de Airbus en torno al 45%, mientras que el objetivo de la dirección es alcanzar el 50%. Gallois señaló que "antes del verano" la empresa anunciará "medidas adicionales" para el plan de reducción de costes de Airbus "Power 8", aunque no quiso avanzar a cuanto ascenderán más allá de indicar que también acarrearán cambios de estructura. "El nuevo equilibrio se traducirá inevitablemente en deslocalizaciones", subrayó el presidente de EADS, tras remachar que esas medidas tienen que ver con la devaluación del dólar frente al euro: "Yo no soy quien hace la política monetaria, pero nosotros tenemos que adaptarnos a ella". Gallois se refirió al programa del nuevo avión de capacidad media y larga distancia A350 y señaló que de aquí a final de año se tienen que atribuir los contratos pendientes ya que es en ese plazo cuando se debe lanzar la producción. Respecto a los últimos retrasos anunciados para el programa del A380, subrayó que "es un muy buen avión" pero "muy complejo para su producción". "Es el avión más económico del mundo", "el avión del futuro", destacó Gallois que hizo hincapié en que el A380 supone un consumo por pasajero de tres litros de combustible por cada cien kilómetros frente a una media de cinco litros para la flota de aviones actualmente en servicio en el mundo. Gallois reafirmó su confianza en los directivos de EADS que están siendo investigados en Francia por supuesto uso de información privilegiada y pidió para ellos que se garantice la presunción de inocencia hasta el final de todo el proceso, incluso si hubiera recursos en caso de un dictamen desfavorable. Se mostró preocupado por la crisis que pueda generar en el sector de la aviación el tirón de los precios del petróleo y avanzó que en la asamblea general de EADS no se someterá a los accionistas la creación de una acción de oro, algo a lo que él particularmente se muestra favorable.