El consorcio aeronáutico europeo EADS mantiene sus dudas respecto a la nueva situación de la licitación por parte del Departamento de Defensa de EEUU del contrato para construir el futuro avión cisterna de la Fuerza Aérea estadounidense, valorado en 35.000 millones de dólares (más de 25.800 millones de euros), indicó la multinacional, que adoptó el pasado 8 de marzo la decisión de retirarse del concurso, al que concurría junto a Northrop Grumman.