El mercado americano no consigue levantar cabeza. Si el pasado viernes fueron los datos del PIB los que arrastraron a los índices estadounidenses hoy son las noticias en torno a AIG y al HSBC los que lastran la apertura neoyorquina. Noticias a las que se unen las declaraciones de Warren Buffet que señala que la economía será un desastre este año. Así las cosas, en los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales cae un 1,60% hasta los 6.949 puntos, el tecnológico Nasdaq se deja un 1,59% hasta los 1.355 puntos mientras que el S&P 500 retrocede un 1,08% hasta los 727 puntos.
Wall Street inaugura marzo como cerró febrero, en negativo. Y lo hace en una jornada en la que se conoció que el gasto del consumidor estadounidense se recuperó en enero, poniendo fin a seis meses de caídas, mientras que los ingresos subieron inesperadamente por aumentos salariales a los empleados del Gobierno. Según datos del departamento de Comercio, el gasto subió un 0,6%, el mayor incremento desde mayo, tras haber caído un 1% en diciembre en una cifra sin revisar. Los ingresos, por su parte, crecieron un 0,4%, lo que supone también el mayor incremento desde mayo, después de un declive del 0,2% en diciembre. Entre tanto, el deflactor del PCE, indicador de la inflación, subió un 0,7% en enero frente al aumento del 0,8% del dato revisado del mes anterior. Las previsiones apuntaban a un incremento del 0,5%. El PCE, en términos mensuales subió un 0,1% y el PCE central interanual creció un 1,6%. En la jornada de hoy también se conocerán las ventas de vehículos de febrero, el ISM manufacturero también de febrero y el gasto en construcción de enero.

A la espera de estas referencias, el mercado americano se decanta por las ventas en una jornada en la que pesa sobre los inversores las palabras del gurú de Wall Street, Warren Buffet, quien poco después de presentar las cuentas de Berkshire Hathaway, que cayeron un 62% el pasado año, aseguró que la economía seguirá “en ruinas” durante este año. Según Buffet las consecuencias de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos están ahora “resonando en todos los rincones de nuestra economía”.

Pero no sólo las palabras de Buffet preocupan al mercado, sino que los inversores también se muestran atentos a AIG que recibirá otros 30.000 millones de dólares del Gobierno estadounidense para “estabilizar a este compañía sistemáticamente importante” en un momento en el que la empresa anunció la mayor pérdida trimestral de su historia. Y es que, AIG anunció este lunes pérdidas de 61.700 millones de dólares en el cuarto trimestre. Este resultado incluye cargos por reestructuración y rebajas contables al tiempo que la empresa sigue viéndose afectada por el deterioro del mercado crediticio, en especial por su exposición a instrumentos comerciales respaldados por hipotecas. Esta pérdida es la mayor de la historia y supera el récord establecido por Time Warner en 2002 en medio de su adquisición por parte de America Online. En los primeros movimientos del mercado, las acciones de AIG se mueven con una subida del 19,07% hasta los 0,58 dólares.

Mientras, y dentro del sector financiero, la noticia de que el HSBC llevará a cabo una ampliación de capital de 14.000 millones de euros lleva a los principales valores financieros estadounidenses a abrir con recortes, salvo Citigroup que aguanta el tipo con una ligera subida del 0,67% hasta los 1,51 dólares. Por su parte, Bank of America se deja un 9,87% hasta los 3,56 dólares, JP Morgan cae un 3,98% a 21,92 dólares mientras que Morgan Stanley retrocede un 3,63% a 18,83 dólares. 


Gráfico Dow Jones


En el plano empresarial, destaca el anunció de PNC Financial Services, que recortará un 85% su dividendo trimestral a 10 centavos por acción, en un intento por ahorrar 1.000 millones al año y aumentar su liquidez. En los primeros minutos de negocio, las acciones de PNC bajan un 3,33% hasta los 26,43 dólares a pesar de que la compañía señaló que, hasta la fecha, su resultado contable del primer trimestre se encuentra en línea con las expectativas del mercado. En lo que va de año, la acción ha caído un 44%. Por su parte, los títulos de Dish Network comienzan el día con una caída del 5,16% a 10,67 dólares tras anunciar que registró un beneficio neto de 217 millones de dólares durante el cuarto trimestre de 2008, lo que supone un incremento del 24% frente al beneficio de 175 millones de dólares del mismo periodo del año anterior.