El hombre considerado por muchos como el mejor inversionista de la historia acaba de tener su peor año. Berkshire Hathaway Inc., el holding dirigido por Warren Buffett, reportó el sábado que su vasto imperio, que va desde seguros hasta helados, recibió el año pasado grandes golpes del bajón económico. Una medida común usada por Berkshire para seguir el desempeño, el valor contable por acción, cayó 9,6% el año pasado, su mayor descenso desde que Buffett se hizo cargo de la compañía en 1965, cuando era una empresa familiar de textiles.
El informe de Berkshire, muy leído tanto por accionistas como por el público en general, fue otra dura señal de la gravedad de la crisis financiera global que continúa vapuleando los mercados bursátiles y las empresas. Fue sólo el segundo año en más de 40 que el valor contable por acción de Berkshire cayó. En 2001 perdió 6,2%. La compañía también reportó su quinto declive trimestral. La ganancia de 117 millones que registró en el cuarto trimestre de 2008 representó una caída de 96% con respecto a los 2.900 millones  de dólares ganados el mismo período de 2007.

Berkshire permanece sobre una base sólida con grandes reservas de efectivo e inversiones diversificadas en compañías como Wal-Mart Stores Inc., que probablemente capearán la tormenta. Además, el desempeño del valor contable de la compañía el año pasado fue mucho mejor que el del índice Standard & Poor's 500, que cayó 37%, incluyendo dividendos. El desempeño de Berkshire también venció el de los fondos de cobertura, los cuales el año pasado perdieron un promedio de 18%, según la firma de investigación Hedge Fund Research.

Los resultados de Berkshire "podrían haber sido mucho peores", dadas las extremas condiciones económicas, observó Bill Bergman, el analista de la firma de investigación Morningstar que sigue a la compañía. "Este es el peor entorno económico en la historia reciente, y pese a esto, ha tenido un buen desempeño".

Buffett, en su carta anual, dijo que no preveía que la economía mejorara en el corto plazo pero que espera tiempos mejores. "Nuestro país [Estados Unidos] ha enfrentado peores penurias en el pasado", señaló. "No obstante, las hemos superado sin fallas". Buffett declinó hacer una correlación entre las acciones y la economía, diciendo que aunque estaba seguro de que la economía estará "en caos en 2009", eso no dice si las acciones subirán o bajarán.

La acción Clase A de Berkshire cayó 32% el año pasado. Este año, las acciones se encuentran 19% a la baja, ligeramente mejor que el Promedio Industrial Dow Jones.

Buffett elogió al gobierno de EE.UU. por intervenir con una masiva ayuda el año pasado, diciendo que la intervención fue "esencial" para evitar un colapso total. Advirtió, sin embargo, que podría haber "efectos posteriores desagradables", como la inflación.

"Las probabilidades de que el petróleo se venda a mucho más en el futuro que el precio actual de entre 40 y 50 dólares son altas", escribió. "Pero, hasta ahora he estado completamente equivocado".

Buffett sostuvo que el "mundo de la inversión ha pasado de subvalorar el riesgo a sobrevalorarlo". Los historiadores del futuro hablarán sobre la burbuja de Internet de los años 90 y la de la vivienda de comienzos de la década del 2000, afirmó, pero "la burbuja de los bonos del Tesoro estadounidense puede ser considerado algo casi igual de extraordinaria".

La ganancia de Berkshire cayó a 4.990 millones  de dólars en 2008, de 13.210 millones el año previo, debido a los pobres resultados de sus empresas de seguros y grandes declives en sus posiciones accionarias, como las de Coca-Cola Co. y American Express Co. Buffett reconoció en la carta que "hizo algunas cosas tontas" el año pasado, como aumentar la posición en el gigante petrolero ConocoPhillips cuando los precios del petróleo estaban cerca de su máximo. Desde entonces, los precios se han derrumbado y las acciones de ConocoPhillips y muchas otras compañías energéticas han caído de forma pronunciada.

También contó que hizo una inversión de 244 millones de dólares en dos bancos irlandeses "que parecían baratos". A fin de año, Berkshire rebajó el valor contable de las posiciones a un valor de mercado de US$27 millones, una pérdida de 89% sobre la inversión.