American International Group registró una pérdida récord en el cuarto trimestre debido a 64.100 millones de dólares en rebajas contables y cargos, al tiempo que alcanzó un nuevo acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos para seguir recibiendo respaldo en su reestructuración. Hace unos momentos, las acciones de AIG subían un 7,6% a 45 centavos en negociaciones previas a la apertura del mercado. La acción ha perdido un 73% de su valor en lo que va de este año.
AIG registró una pérdida neta de 61.700 millones de dólares, o 22,95 dólares por acción, durante el cuarto trimestre, superior a la pérdida de 5.300 millones, o 2,08 dólares por acción, del mismo período del año anterior. El resultado del último trimestre incluye cargos por reestructuración y rebajas contables al tiempo que la empresa sigue viéndose afectada por el deterioro del mercado crediticio, en especial en su exposición a instrumentos comerciales respaldados por hipotecas. La pérdida trimestral es la mayor de la historia y supera el récord establecido por Time Warner Inc. en 2002 en medio de su adquisición por parte de America Online.

A nivel operativo, el negocio de seguros generales de AIG registró una pérdida debido rebajas contables, menores ingresos de inversiones y pérdidas en United Guaranty Corp. Las primas netas de seguros generales cayeron un 16% a 9.200 millones de dólares. Las ganancias por seguro de vida declinaron un 70% mientras que las pérdidas de servicios financieros aumentaron en el período.

El presidente ejecutivo Edward M. Liddy indicó el lunes que la empresa hizo un "avance significativo" en abordar los temas de liquidez, pero que está tomando nuevas medidas para preservar el valor de su negocio en medio de la agitación económica y de los mercados de capital.  Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos está incrementando su inversión en la atribulada aseguradora a través de 30.000 millones de dólares adicionales en capital. Además de entregar 30.000 millones en capital adicional a AIG a cambio de acciones preferentes, el Departamento del Tesoro indicó que convertiría sus actuales 40.000 millones en acciones preferentes en nuevas acciones preferentes que se parecen más a las acciones comunes.