En la última semana el Dow-30 registró su octavo máximo semanal consecutivo mientras que el S&P500 terminó la semana en negativo, tras siete semanas de ganancias. Una tendencia que contrasta con el oro "que sigue siendo vulnerable a la ruptura de los 1.290 dólares por onza", reconoce Ashraf Laidi, estratega de mercados de CMC Markets.
La última vez que el Dow-30 tuvo subidas durante ocho semanas consecutivas fue en marzo-abril del año pasado, después de las cuales el índice cedió un 13% coincidiendo con la semana del Flash Crash (6 de mayo de 2010, día en que el Dow Jones perdió 900 puntos básicos en una sola sesión). “En este mismo período pero el año pasado (20 de enero) comenzó una ola de ventas del 8-9% que duró seis semanas. El catalizador fue el anuncio de Paul Volcker restringiendo las operaciones a crédito de los bancos”.

El estratega de mercados de CMC Markets, Ashraf Laidi reconoce que “el indicador RSI – medida popular del momento de sobrecompra/sobreventa- muestra que el Dow 30 está superando el 70% del impulso por primera vez desde finales de abril, justo antes de la semana del Flash Crash”.




*La última vez que el RSI superó el 70% fue el pasado Abril, una semana antes del Flash Crash
** El oro ha roto la media móvil de 55 y 100 sesiones por primera vez desde julio


Aparte del período de marzo-abril de 2010 – cuando el Dow ganó durante ocho semanas consecutivas- “habría que volver a noviembre de 2003 y enero de 2004, cuando el índice tuvo una racha ganadora ininterrumpida”. La vez anterior fue en enero-marzo de 1998. Laidi recuerda que habría que irse hasta 1995 para ver al Dow 30 “subir durante diez semanas consecutivas, concretamente marzo –mayo de ese año”. Ambos índices “han superado todos los niveles técnicos importantes (tanto en medias móviles diarias y semanales como soportes clave).

Desde el punto de vista fundamental, la decisión del FOMC este próximo miércoles no dejará cambios en el programa de 600 millones de dólares del EQ2. Pero “las expectactivas de una mejora en el lenguaje debería mejorar el rendimiento de los bonos y permitir cierta estabilidad en torno al dólar”. Cualquier sorpresa a la baja en los beneficios servirá de catalizador para ver caídas en las acciones. Sin embargo, “el endurecimiento de las condiciones en China se mantiene en lo más alto de la lista de catalizadores para ver caídas en el oro, plata, cobre y petróleo a favor del dólar”. Con una inflación en el 4.8% y los tipos de interés a un año en el 5.81% “es normal suponer que dado que la última vez que la inflación se colocó en estos niveles los préstamos estaban al 6.60 y no en el 5.81, habrá tres subidas más de un cuarto de punto en el próximo ejercicio, lo que seguirá pesando en las acciones chinas”.

El estratega de CMC Markets reconoce que el oro cayó por debajo de sus medias móviles de 55 y 10 sesiones por primera vez desde julio. “La próxima subida de tipos en China es posible que ocurra en el Año Nuevo Chino (3 de febrero)”. El metal sigue siendo vulnerable a la ruptura a la baja de los 1.290 dólares/onza “lo que denota la confirmación de la ruptura de la resistencia de la línea de tendencia de octubre de 2008”. Los principales objetivos están en los 1.238 dólares (media móvil de 55 sesiones) y 1.125 dólares (media móvil de 100 sesiones). Sólo una caída por debajo de los 1.100 dólares implicaría reconsiderar la tendencia alcista del valor.