El banco franco-belga Dexia anunció hoy que recortará 602 puestos de trabajo entre 2010 y 2011 como parte de plan de reestructuración que se puso en marcha después de que la entidad tuviera que ser rescatada hace un año por Francia, Bélgica y Luxemburgo en plena crisis financiera. La mayor parte de los recortes se concentrarán en Bélgica (445 puestos de trabajo), seguida de Luxemburgo (143) y Francia (14). Esta medida forma parte del programa de reducción de la base de costes en 600 millones de euros anunciado en noviembre de 2008.