El grupo bancario franco-belga Dexia pretende vender sus filiales belgas de bajo rendimiento dentro del proceso para recuperarse de las pérdidas del año pasado, publica hoy el diario flamenco De Standaard. Dexia ya presentó en enero un "plan de transformación" para reducir sus gastos tras las pérdidas de 3.000 millones de euros que sufrió el año pasado. El banco busca ahora potenciales compradores para algunas de sus filiales en el extranjero y en Bélgica, y en particular de aquellas que no mantienen contacto directo con los clientes y cuyas necesidades de financiación son importantes. Ese es el caso de las filiales belgas Dexia Auto Lease y de Elantis (dedicada a los préstamos hipotecarios y al consumo). Dentro de su plan de transformación, Dexia ha anunciado su intención de suprimir 900 empleos, y planea dejar de operar en Australia, Europa del Este, México, la India y Escandinavia.