Deutsche Telekom y el sindicato Verdi han alcanzado un acuerdo que permite a la compañía recortar costes. Se hará mediante el desplazamiento de 50.000 empleados a nuevas unidades de servicio que pagan menos, con lo que se acaba así con varias semanas de tensión. Deutsche Telekom asegura que el acuerdo le permite alcanzar sus objetivos de ahorro de costes, que ha fijado en entre 500 y 900 millones de euros en 2010.