Deutsche Bank prevé un beneficio potencial antes de impuestos en 2011 de aproximadamente 10.000 millones de euros de sus negocios operativos, según confirmó la entidad en un comunicado.  Este resultado no incluye los ajustes en las inversiones corporativas y supone que no habrá "dislocaciones en el mercado" y que se dará en un entorno comparable al existente antes de la crisis y con un crecimiento moderado del PIB global. Deutsche Bank también reafirma sus objetivos previamente establecidos para el rendimiento del capital.