Se esperaba una subida del +0.4%. La libra vuelve a debilitarse y el cable vuelve a niveles de 1.58. Duro golpe para la economía británica que sigue mantiendo unos niveles de deuda excesivos.

En concreto, el gobierno que preside David Cameron tiene que hacer frente a una deuda de 156.000 millones de libras (177.840 millones de euros) y contaba con la reactivación del consumo como primer punto de partida para su recuperación. El mal dato de las ventas de septiembre confirman la delicada salud de la economía británica.