La multinacional informática estadounidense Dell prácticamente duplicará sus puntos de distribución en China, desde las 1.800 tiendas en que vende hoy sus productos hasta 3.000 antes de que acabe el año, ya que espera que el país sea su mayor cliente mundial en diez años. El segundo fabricante del mundo de ordenadores personales espera que China supere a Estados Unidos como su principal país comprador en diez años. "Nos hemos extendido por las tiendas minoristas y tenemos grandes clientes, como cuatro cadenas de telecomunicaciones y bancos, por tanto China mantendrá el alto nivel de crecimiento (en las ventas, a pesar de la ralentización de su crecimiento económico)", apuntó Amit Midha, el presidente de Dell China.