Las compañías eléctricas acumularon en los primeros cuatro meses del año un déficit tarifario (diferencia entre ingresos y costes del sistema eléctrico) de 184,1 millones de euros, un 84,5% menos que en el mismo periodo de 2006, según los datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Al igual que ha ocurrido en los dos últimos ejercicios, los ingresos del sistema fueron insuficientes para cubrir todos los costes de las actividades reguladas reconocidos en la tarifa eléctrica.