¿Alguien duda que Alemania es el que manda? España tendrá que sortear la financiación de la banca por sí misma, lo que supondrá un incremento de la deuda pública en 10.000 millones de euros de cara a 2013 puesto que el Fondo Europeo de ayuda al sistema financiero se retrasará hasta 2014. La banca sufre esta decisión en bolsa y es Bankia el paradigma de los lloros este viernes con un desplome del 13,83%, también el Banco Popular, los grandes como BBVA y Santander; y para colmo la prima de riesgo vuelve a las andadas con subidas hasta los 376 pb. Los expertos, en todo caso, hablan de una mera corrección antes de ir a buscar los 8.500. 

En Europa la cumbre de líderes se ha saldado con el retraso de la entrada en vigor de la ayuda a la banca española hasta el año 2014, previa petición de Berlín. Wall Street, además, no ayuda este viernes donde los resultados empresariales están siendo peor de lo esperado como es el caso de General Electric y, sobre todo, de McDonalds que encabeza las pérdidas dentro de la bolsa neoyorquina el día, por cierto, en que se cumplen 25 años del denominado 'Black Monday' del 19 de octubre de 1987. Con este panorama, las plazas europeas recortan, aunque menos que el selectivo nacional que cierra finalmente con un desplome del 2,31% hasta los 7.913 puntos.

IBEX 35, BBVA, SANTANDER (FUENTE: YAHOO FINANCE)


De cara a la próxima semana, “la corrección” no tiene visos de ser “muy profunda”, según De Blas, dado que “los 7.900 son un nivel” a testear por el selectivo. A ello se suma la situación del mercado de deuda con los bonos a diez años congelando su rentabilidad en el 5,35% y la prima de riesgo española aún en niveles 'bajos' -comparativamente hablando- en 376 puntos básicos con un repunte en la jornada de hoy de 6 pb.

En esta línea correctiva se explica también Roberto Moro, analista de Apta Negocios, que dilata el escenario de caída para el Ibex 35 hasta que “pierda los 7.600, el Dax los 7.195, el EuroStoxx 50 los 2.450, el Dow Jones los 13.300 y el S&P 1.420”.

¿Y dónde queda el suelo? En 7.200 puntos, según Nicolás Fernández, director de Análisis del Banco Sabadell. “Ya comentamos que era el suelo en el que se podía incrementar el riesgo. Se ha producido un rebote sustancial y demasiado rápido. Ahora el mercado podría intentar testear los 8500 puntos y ahí sería una oportunidad para deshacer posiciones hasta final de año”.

Bankia es el valor que más sufre la decisión de Bruselas y cierra con una caída espectacular del 13,83% hasta los 1,10 euros. Aún con todo, el saldo semanal para la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri es positivo con un 12% de ganancias. Banco Popular sigue su estela en vista de que no será 'beneficiado' por este eventual rescate europeo y cede otro 5,27%. Bankinter y Banco Sabadell no salen mucho mejor parados y entre los grandes, BBVA se deja un 3,04%, mientras que el Banco Santander retrocede otro 3%. En todo caso, el BBVA sube un 9% esta semana, mientras que el Santander lo hace un 7%.

Las pérdidas se extienden también a Inditex que pierde un 2,31%, mientras que Repsol se deja otro 2,53%.

Por su parte, Telefónicano es ajena a las caídas y cae un 2,30% después de anunciar que ya ha cubierto en tres días todo el papel emitido por su OPV alemana, según publica el diario Cinco Días. El objetivo de la operación es captar hasta 1.680 millones de euros.

En verde, aunque de manera muy discreta, cotizan siete valores y a la cabeza se encuentra Acciona con unas ganancias del 4,18%, también Técnicas Reunidas con una subida del 1,28%, seguido de Día (+ 1,73%) y de ArcelorMittal (+0,56 %).

Mientras tanto, Estados Unidos confirma la ralentización de su economía de la mano de sus empresas que no consiguen batir expectativas en la tercera tanda de presentación de resultados del año. El dólar recupera terreno frente a la moneda única y la paridad vuelve a caer a la cota del 1,30. Por su parte, la onza de oro recorta posiciones hasta los 1.736 dólares por el metal dorado a futuro y del lado de las commodities, el oil Texas cotiza con un leve recorte que lleva al barril de crudo americano a perder la cota de los 92 dólares.